martes, 3 de noviembre de 2015

Segundo Destino: El Cairo, Egipto




1º Día

      Nuestro segundo destino fue El Cairo (Egipto). Una ciudad fantástica para visitar. Situada al noreste de África. Nos aguardan diferentes aventuras para vivir en esta ciudad tan fascinante.
      Eran las 6:00 de la mañana cuando el horrible sonido del despertador empezó a sonar. Nos costó levantarnos de la cama, ya que el día anterior nos acostamos demasiado tarde. Lo primero que hicimos fue darnos una ducha y vestirnos. Seguidamente bajamos a desayunar. Estábamos tan hambrientas que desayunamos más de la normal. Al terminar de desayunar subimos e hicimos las maletas. Salimos de la habitación y nos dirigimos a la parada del autobús. Al subir al autobús nos sorprendió la cantidad de personas que había en el autobús tan temprano. Pero lo que sí nos sorprendió es que el conductor del autobús fuera tan deprisa. Pero las personas que viajaban con nosotros en el autobús no estaban tan asustadas como nosotras. Incluso parecía que no les daba miedo. Al llegar al aeropuerto de Tegel, bajamos del autobús y una mujer se mareó. Le dimos un poco de agua fresca y le abanicamos en un periquete. La mujer se levantó y de repente estaba mejor que antes. No dio las gracias y nos deseó un buen viaje. Entramos al aeropuerto y justamente nuestro avión estaba a punto de salir. Le dijimos a la azafata que abriera las puertas del avión para subirnos. Se abrieron las puertas y pudimos subirnos.  Una vez subidas, nos dormimos en aquella silla tan cómoda. Pero nos despertó un sonido bastante fuerte. El piloto nos informó de que había turbulencias. Nos pusimos el cinturón y mantuvimos la calma. Pero un niño no tuvo calma. Empezó a gritar y a dar patadas a la silla. Pero al final se tranquilizó. Al ocurrir esto nos dormimos hasta el aterrizaje. Nos despertó una azafata bastante amable. Cogimos nuestras maletas y esperamos a nuestro taxi. El taxista era una mujer muy rara. Llevaba pírsines por toda la cara, tatuajes,... Tenía una voz ronca y aterrorizarte. Nosotras íbamos un poco incómodas  con esa mujer mirándonos por el retrovisor. Cuando llegamos al hotel, el aspecto del exterior era un poco anticuado. Las ventanas estaban sucias, las pareces estaban un poco llena de graffitis,… Al entrar una mujer nos dió las llaves de nuestra habitación. Era la número 34. Cuando entramos nos sorprendió lo hermosa y ordenada que era. Era impresionante lo limpio y espacioso que era. Nuestra habitación era luminosa, limpia y brillante,... La cama era muy blanda y cómoda y, su baño, luminoso y ordenado. La televisión era pequeña pero de una marca muy cara. Estábamos encantadas con nuestra habitación. Después de echarle un vistazo a la habitación, deshicimos las maletas y bajamos a cenar. No me pude quejar de la cena: raya y de postre Tiramisú de pistacho. La cena era excelente. Subimos a dormir muy llenas de la comida.



2º DÍA
  Al día siguiente, sobre las 7:30am, nos despertamos. No nos costó levantarnos de la cama, pero si vestirnos para bajar a desayunar. Nos comimos unas tortitas con sirope de chocolate y una taza de té. El desayuno también era magnífico. Subimos a la habitación de nuevo para coger la cámara de fotos e irnos. Primeramente, nos subimos al taxi. Esta vez el taxista era un hombre. Este era más amable y más normal que la taxista que nos tocó antes para ir al hotel, jajajaja. Seguidamente, al llegar a la Gran Pirámide de Guiza nos sorprendimos muchísimo. Mi compañera no paró de fotografiar a la pirámide. Además nos extrañamos que en el desierto no hiciera demasiado calor, ya que estábamos en La Pirámide de Guiza. Incluso había algunos hombres con camellos paseaban a los turistas. Seguidamente entramos. Todo era muy estrecho y seco. Era muy incómodo caminar por ahí.

 Había un niño dentro de la pirámide que estaba por delante de nosotras. Parecía que estaba angustiado por aquellas paredes tan estrechas. Pasó unos diez minutos cuando el niño, angustiado y “sudando la gota gorda” vomitó. El olor era repugnante y mi compañera empezó a darle náuseas. Tuvimos que salir de la pirámide velozmente. Finalmente, mi compañera se puso mejor y pudimos irnos a la Gran Esfinge de Guiza. Cogimos el taxi para ir a la Esfinge. Al llegar allí, nos percató de que unas cuantas personas estaban gritando al guardia que se hallaba en la parte superior de esta. Lo que escuche fue que aquellos turistas se quejaban de que el guardia no les dejaba fotografiar a la Esfinge. Nosotras si la fotografiamos, ya que el guardia estaba distraído con los turistas. Fue muy corto el tiempo en el que estuvimos en la Esfinge de Guiza. Subimos al taxi y nos dirigimos al hotel. Una vez allí, entramos en nuestra habitación y nos duchamos. Después, bajamos a cenar. De cenar había pollo asado y de postre un dulce muy raro pero que estaba muy rico. Estaba todo muy rico. Finalmente, nos fuimos a la habitación a dormir.


3º DÍA
  Al día siguiente, mi compañera se despertó un poco con dolor de tripa. Pensamos que fue de la cenar de ayer. Bajamos para informar a la dependiente. Ella nos recomendó que se quedara en la cama durante toda la mañana. Dicho y hecho. La dependiente le subió leche caliente con miel. A medio día mi compañera se sentó mucho mejor. Pero yo le convencía de que se quedara en la cama hasta por la tarde, pero mi compañera quiso irse a ver más monumentos. Por lo tanto, salimos del hotel y nos subimos a un taxi. Primeramente, fuimos al museo egipcio. A la entrada había una estatua de la Gran Esfinge de Guiza. No había muchos turistas. Entramos en el museo pero no había mucha gente. El ambiente era tranquilo y calmado. Mucho mejor para nosotras. Vimos unas estatuas de oro. Una de ellas estaba quemada. Además vimos estatuas de los antiguos reyes de Egipto, objetos de valor de los faraones y por último y lo más importante, las tumbas de los faraones. La primera y única tumba fue el de Tutankamon.
Esta nos interesaba más que las demás. Aunque también le hachamos un vistazo. La fotografiamos y nos marchamos a la Iglesia Colgante. Cogimos un taxi. Al llegar a la Iglesia Colgante nos sorprendió lo diminuta que era en realidad. Nos la imaginábamos más mayúscula y hermosa. Esta era de color blanca por fuera y había una gran cola de turistas. Durante la espera un hombre vendía por allí cerca refrescos y comida. Mi compañera se quedó cuidando el lugar y yo me dirigí a ese punto donde estaba aquel hombre. Este al ver que era una clienta me ofreció un refresco gratis, ya que no vendía casi nada. Compré dos pepsis y regresé a la espera de entrar a la iglesia. Después de 20 largos min. Esperando, pudimos entrar. Por dentro era impresionante. Por otra parte, el guardia que había en la puerta nos dijo que estaba prohibido fotografiar la iglesia. Después de estar una etapa dentro de la iglesia. Entró una mujer con su marido. Parecían que estaban enfadados. Por lo tanto empezaron a  discutir. El guardia intentaba sacarlos de allí, pero ellos se negaban. Mientras tanto, nosotras aprovechamos para fotografiar la iglesia. Finalmente, el matrimonio se marchó. Todo se quedó más tranquilo. Seguidamente, nos fuimos. Regresamos al hotel y subimos a la habitación. Nos duchamos y nos pusimos nuestro pijama. Bajamos a cenar. La cena de ese día fue lo que nosotras decidimos: solomillo de cerdo a la pimienta, una ensalada mixta y de postre un trozo de tarta de chocolate. Después nos fuimos a la habitación a dormir.


4º DÍA
      A la mañana siguiente, nos despertamos muy temprano: 7:00am. Nos vestirnos, hicimos la maletas y nos marchamos en autobús al aeropuerto Internacional de El Cairo. Viajaremos a Sidney, Australia

4 comentarios:

  1. Hay algunos erroes de concordancia de género y número, por ejemplo una oración que dice "la silla era muy cómodo". Por lo demás, cada vez lo haces mejor.

    ResponderEliminar
  2. Un buen destino para visitar. Quizás sea uno de los lugares a los que me gustaría ir, por su cultura y estructuras tan características. Yo hubiera añadido al viaje, un lugar más, visitar el parque Al-Azhar. ¿Te imaginas pasear por un oasis tan bonito bajo el sol del desierto?

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario prima. Tienes razón. ;)

    ResponderEliminar
  4. Lidia cada vez me va gustando más las cosas que haces, me gusta mucho tu blog espero que sigas así

    ResponderEliminar